Alteraciones de la fructosa sobre el metabolismo glucídico y lipídico.

Desde siempre, la fructosa ha formado parte de la dieta de los seres humanos. En los últimos años, principalmente desde hace unas décadas, su ingesta ha aumentado considerablemente. Esto es debido, principalmente, al aumento del consumo de bebidas azucaradas y alimentos procesados que contienen en su mayor parte jarabe de maíz rico en fructosa, usado por su gran poder edulcorante.