W 615274109
Dieta para la menopausia: Alimentación adaptada a tus síntomas.

Dieta para la menopausia: Alimentación adaptada a tus síntomas.

Dieta para la menopausia

"Alimentación adaptada a tus síntomas" Leer Artículo

Elena Nuñez Blazquez

¿Tengo la Menopausia?

 

Preámbulo

La Organización Mundial de la salud define el climaterio como la etapa de la mujer entre los 45 y 64 años, en la que ha ocurrido un cese de la menstruación de más de 12 meses. Los síntomas más típicos suelen ser sofocos, cambios bruscos de temperatura, dificultad para dormir, irritabilidad, cansancio, palpitaciones, dolores de cabeza. A esto se le unen los síntomas a largo plazo, como osteoporosis, ganancia de peso de aproximadamente entre un 6-10%, con una mayor distribución de la grasa en la zona abdominal, y complicaciones cardiovasculares (4)

¿Se puede adelgazar en la Menopausia ?

Perder peso durante y después de la menopausia, es difícil, pero se puede conseguir. Hacer ejercicio y llevar una dieta saludable es indispensable para controlar esos kilos de más ganados en esta etapa. Una de las causas que dificulta esta pérdida de peso es que a partir de esta edad ocurre un descenso en las necesidades de energía de un 5% por cada década (disminuye el metabolismo basal, es decir el gasto metabólico en reposo necesario para mantener las funciones vitales). Está claro entonces que hay que ingerir menos calorías, y además limitar aquellos que contienen grasa, por el aumento de grasa abdominal que sucede en esta etapa. Sin olvidar que además ocurre una pérdida gradual de calcio.

«Hacer ejercicio Ingerir menos calorías.    Consumir alimentos bajos en grasa. Alimentos ricos en calcio y vitamina D.

En líneas generales, una mujer en esta etapa debería tener al igual que cualquier otra persona, una dieta equilibrada y variada sin excluir ni abusar de ningún grupo de alimentos, pero poniendo más atención en:

  • Evitar las grasas saturadas; carnes rojas, lácteos enteros, mantequilla, nata, repostería, embutidos, productos preparados para consumir y que lleven aceite de coco o palma
  • Consumir 5 raciones de fruta y verdura al día. Consumir 4 raciones de pescado a la semana. Como máximo 4 ó 5 huevos a la semana. Consumir 1 ó 2 raciones de legumbre o 1-2 raciones de arroz, patata o pasta, y la cantidad adecuada de pan.
  • Incluir 2 raciones de lácteos desnatados y enriquecidos en vitamina D, para evitar la pérdida de masa ósea. Es conveniente evitar las dietas con exceso de proteína y con fosfatos (refrescos de cola), tienen fósforo y tiene efecto desmineralizante.

Equivalencia de una ración de lácteos 

equivalencia-de-una-ración-de-lacteos-según-Moreiras

Fuente:Belfoodservice

Decálogo de los 10 consejos del estilo de vida a seguir

La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), redacta un decálogo de los 10 consejos del estilo de vida a seguir (5) dónde los dos primeros puntos son de nuevo el control de la dieta y el ejercicio:

  1. Mantener una dieta equilibrada, rica en calcio, evitando sobrepeso y obesidad
  2. Realizar actividad física moderada diaria
  3. Tomar el sol 15 minutos diarios para conseguir un nivel óptimo de vitamina D
  4. Evitar el tabaco
  5. Evaluar los factores de riesgo cardiovascular
  6. Someterse a los controles de mamografías para el diagnóstico precoz del cáncer de mama
  7. Evaluar el factor de riesgo de osteoporosis y someterse a los controles de medición de la densidad mineral ósea
  8. Vivir la menopausia con vitalidad y optimismo
  9. Mantener una vida sexual satisfactoria
  10. Mantener la calidad de vida durante esta etapa

Fuente: Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM)

 

Es recomendable realizar cinco comidas al día, en pequeñas cantidades. Evitar saltarse la cena o tomar sólo una pieza de fruta y un yogur, porque entonces no se incluyen proteínas, imprescindibles para desarrollar la masa muscular.

dieta-rica-en-calcio-de-nutrikalia

La manera de cocinar los alimentos también es importante, controlar la cantidad de aceite, y hacerlo al vapor, horno o plancha para no incluir calorías extra. En cuanto a las carnes, mejor bajas en grasa como el pollo y el pavo, limitando la carne roja. Los pescados mejor blancos, aunque los azules también deben ser incluidos en menor proporción y siempre cocinados a la plancha horno, papillote o a la sal.

En resumen, una dieta equilibrada, baja en carbohidratos, mediterránea o vegetariana flexible con lácteos y huevos, ayuda a perder peso durante la menopausia y después de esta etapa.

Fuente: SaludUnComo

¿Qué ejercicios debo realizar?

Hay numerosos ensayos y estudios para proponer una pauta efectiva en este sentido. En un estudio realizado en Granada en mujeres postmenopáusicas sedentarias, quedó demostrada la utilidad del ejercicio físico pautado para mantener la densidad mineral ósea y mejorar la calidad de vida del grupo de mujeres a estudio, frente al grupo control (6).

La revista Andaluza de Medicina del Deporte publicó en el año 2014, los resultados de un estudio realizado en mujeres postmenopáusicas con sobrepeso: Efectos de una dieta hipocalórica y de un programa de ejercicio físico de corta duración en el perfil lipídico y en la composición corporal (7). La conclusión sugirió que combinar ejercicio aeróbico y de fuerza durante 6 semanas unido a dieta hipocalórica, mejoró significativamente el perfil lipídico, la composición corporal y por tanto la calidad de vida de las mujeres.

Durante la menopausia el ejercicio se vuelve más importante que nunca. Ayuda a mejorar el estado de ánimo, a mantener un buen peso y a proteger los músculos y los huesos. Una buena pauta es una rutina de ejercicio aeróbico de unos 30-40 minutos cada día, por ejemplo, caminar de manera ligera, hacer cinta, y nadar entre otros. Si le sumamos un entrenamiento de resistencia con pesas o con bandas elásticas para aumentar la masa muscular, y reducir la masa grasa abdominal, será más completo.

como_hacer_ejercicio_en_la_menopausia

Fuente: SaludUnComo

Otros Consejos útiles

Dormir lo suficiente intentando prestar atención a uno de los síntomas que se presentan durante esta etapa, el insomnio. Las personas que duermen pocas horas tienen niveles más altos de grelina, la” hormona del hambre “, y niveles más bajos de leptina, la hormona de la saciedad. Los sofocos y sudores nocturnos, la irritabilidad, y otros síntomas provocados por la caída de estrógenos, no ayudan a conciliar el sueño. Así que podemos recurrir a cualquier terapia para reducir el estrés como psicoterapia, acupuntura, yoga, que nos relaje.

Los-sofocos-y-sudores-nocturnos en la menopausia

Fuente: lumobodytech

Busca la motivación en tu nuevo estilo de vida, tanto en el ejercicio físico constante como en la alimentación, que debe ser consciente, comiendo con atención, despacio, con raciones ajustadas a la constitución de cada uno. Si no puedes tú sola, busca la ayuda de un nutricionista. Este nuevo estilo de vida debe ser duradero.

Comer por ansiedad en la Menopausia.

¿Cómo lo evito?

Desayuno correctamente, en el trabajo me tomo una fruta, mi comida es equilibrada, pero cuando llega la tarde….empiezo a picar, entro en un círculo vicioso, sigo comiendo hasta la noche y no puedo parar…¿Te sientes identificada con esta situación? Tranquila, no sólo te ocurre a ti.

Intervienen varios factores que regulan el apetito y la saciedad además de las hormonas grelina y leptina que ya he nombrado, como neurotransmisores. Uno de ellos, la serotonina, al final del día tiene un descenso brusco, y es fácil perder el control y comer por ansiedad. La serotonina regula el apetito, el estado de ánimo, el ritmo intestinal, emociones y la producción de melatonina.

El precursor de la serotonina es el aminoácido triptófano, y si incluimos alimentos ricos en triptófano en nuestra dieta, los niveles de serotonina serán mejores. No tires por la borda el esfuerzo de todo el día, ten siempre en la despensa los siguientes ingredientes para preparar una cena que te levante el ánimo!:

Verduras en general, legumbres, huevos, carne, pescado azul, frutos secos (pistachos, piñones), semillas de girasol y calabaza, piña y plátano y si estás en tu peso, una onza de chocolate puro.

alimentos-ricos-en-triptofano

Fuente: alimentosricos

 

Recetas que proponemos

Bibliografia

  • S. R. Davis, C. Castelo-Branco P. Chedraui, M. A. Lumsden and Col. Entendiendo el aumento de peso en la menopausia. CLIMACTERIC 2012;15:419–429
  • I. Pavón de Paz, C. Alameda Hernando y J. Olivar Roldán. Obesidad y menopausia. Servicio de Endocrinología. Hospital Universitario de Getafe. Madrid. Nutr. Hosp. vol.21 no.6 Madrid nov./dic. 2006
  • Wing RR, Matthews A, Kuller LH, Meilahn EN, Plantinga PL: Weight gain at the time of menopause. Arch Intern Med 1991; 151: 97-102
  • Varela Moreiras G.y Col. Guía de alimentación y menopausia http://www.aeem.es/documentos/descargasm/DecalogoAEEM.pdf
  • Villaverde Gutierrez C. y Col. Ejercicio físicom densidad mineral ósea y calidad de vida en mujeres menopaúsicas. Cultura, ciencia y deporte. Año1 Nº1 Murcia 2004 pag 21-24
  • D. Rojano y G.M. Vargas. Efectos de una dieta hipocalórica y de un programa de ejercicio físico de corta duración en el perfil lipídico y en la composición corporal de mujeres menopáusicas con sobrepeso. Rev Andal Med Deporte vol.7 no.3 Sevilla sep. 2014
  • Alexis Tapia S. Ansiedad, un importante factor a considerar para el adecuado diagnóstico y tratamiento de pacientes con sobrepeso y obesidad. Rev Chil Nutr Vol. 33, Suplemento Nº2, Noviembre 2006, pags: 352-357

 

 

 

 

Valora este articulo  [yasr_overall_rating]  

 

 

 

 

Dieta para el ácido urico

Dieta para el ácido urico

El organismo humano es muy sabio e intenta siempre protegerse de las sustancias que pueden causar algún daño a los órganos vitales. La dieta para controlar el ácido úrico elevado es una de las preguntas más frecuentes que tengo en consulta.

Valoración en google
4.7

Hábitos Alimenticios para las Dietas: consejos de Dietética y Nutrición.

Hábitos Alimenticios para las Dietas: consejos de Dietética y Nutrición.

Consejos sobre Nuevos Hábitos Alimenticios

Somos lo que comemos, pero lo que comemos nos puede ayudar a ser mucho más de lo que somos

 

 

 B1     Nuevos Hábitos Alimenticios  

 

PAUTAS FUNDAMENTALES PARA UNA BUENA ALIMENTACION

 

  • El problema con la comida no es la comida en sí misma sino nuestro vínculo con ella. Para tener una buena relación con la comida, hay que cambiar los hábitos alimentarios

  • Programa el menú de toda la semana con antelación, no dejes nada al azar.

  • Divide la comida en 5 comidas, bebe entre 8 y 10 vasos de agua al día, y pregunta a tu nutricionista sobre las raciones que te corresponden de macronutrientes.

  • La dieta debe ser variada, con una cantidad y distribución adecuada de nutrientes.

  • Aprovecha la fruta y verdura de temporada, una ingesta variada de proteína de origen vegetal (legumbre) y de proteína animal pescado, huevos, pollo y carnes no grasas.

  • Se debe limitar el consumo de calorías provenientes de azúcares y grasas saturadas y limitar el consumo de sal.

  • Adoptar un patrón de vida sana combinándola con actividad física ligera pero constante.

 

 

 

 B 1.1   Consejos sobre la Actividad Física

«Busca oportunidades para estar más activo durante el día»

  • Ponerse en acción es la mejor forma de prevenir el acumulo de tejido adiposo, que si sobre todo se localiza en el abdomen es el responsable de numerosos problemas de salud.
  •  Algunas recomendaciones sencillas propuestas por la American Heat Association (AMA) son usar ropa y zapatillas cómodas, comenzar lento, ir aumentando gradualmente hasta llegar a cumplir 30 minutos.
  • Si no tienes 30 minutos, hazlo en bloques de 15 minutos, pequeños ratos de actividad física se suman entre sí.
  • Toma agua antes, durante y después del ejercicio.
  • Busca oportunidades para estar más activo durante el día: camina cada día, elige escaleras antes que ascensor, pon música y baile en casa mientras realizas tareas domésticas. Haz descansos de 10 minutos para caminar, mientras miras la TV. 

 B 1.2   Consejos sobre tomar conciencia del momento de la comida 

«Alguien que Come Consciente es una persona Saludable»

 Alguien que Come Consciente es una persona que, por elección:

  • Pone su atención en la alimentación saludable en ese momento.
  • Pone atención plena en disfrutar de la experiencia sensorial (olor, textura, temperatura y sabor de los alimentos) para recuperar el placer de comer sin engullir, ni comer compulsivamente.
  • Saborea con calma cada bocado, sin distracciones ni TV, ni móvil, come sentado y dedica el tiempo necesario.
  • Aprende a reconocer las señales físicas del hambre y la saciedad para poder gestionarlas.
  • Distingue entre hambre emocional y hambre física identificando las situaciones que antes nos llevaban a comer para ahora solucionarlas de otra forma.

 B 1.3   Consejos sobre el Mantenimiento

«No dejes de acudir al nutricionista cuando hayas llegado al peso objetivo»

  • No dejes de acudir al nutricionista cuando hayas llegado al peso objetivo, el período de mantenimiento hay que trabajarlo igual o más.
  • Cocina con alimentos frescos, y aceite de oliva, vigilando la cantidad. Utiliza las técnicas de cocinado que te ha enseñado el nutricionista
  • En una celebración vigila la cantidad de tu ración, bebe mucha agua, levántate, corta los momentos de la sobremesa que te pueden hacer caer en la comida.
  • En resumen, de nada ha servido el adelgazamiento si no es perdurable en el tiempo. La diferencia entre el usted que entró en la consulta y el usted que salió de ella es “comer la mitad” y estar “el doble de atentos”
  • Tome una copa de vino tinto en las comidas. Se ha comprobado que el beber un poco de vino tinto en las comidas mejora la salud cardiovascular al mantener más limpias nuestras arterias. Ello se debe principalmente a las propiedades antioxidantes del vino. Sin embargo, por encima de los 30 gramos diarios el alcohol causa graves daños en el hígado, el cerebro y el corazón. No se pase.

 C 1.0   Pautas para prevenir la papada.

La formación de la papada se debe a dos factores: la acumulación de grasa y la perdida de tensión de la piel y músculos alrededor de la quijada, los cuales hacen que el tejido se cuelgue.

La buena noticia es que la papada puede ser prevenida o reducida con mucha facilidad. El área de la quijada es la zona del rostro que se modela con mayor facilidad y rapidez. Mientras más grande sea el músculo, más rápido responde éste al ejercicio. Los músculos del área de la quijada son músculos grandes y fuertes.

Haz este ejercicio reafirmante y sigue estos sencillos consejos muy pronto verás la diferencia.

 

    1.- Buena postura

    Mantén una buena postura no solo al caminar, sino también cuando estés sentada. Si pasas muchas horas frente a un monitor, mantén la nuca recta. Asegúrate que no estás inclinando la cabeza hacia adelante en dirección al monitor. Procura siempre que la pantalla esté a la altura de tu ojos. No solamente verás que con esta sencilla media previenes e impides que se forme una papada, sino que también tus hombros y nuca te lo agradecerán. Con una buena postura se elimina y previene tensión en cuello y hombros. Puede ser que al principio te sientas algo incomoda, pues tu cuerpo se ha acostumbrado a estar en una postura equivocada y tus músculos necesitan acostumbrase a la nueva postura. No te desesperes, si te cansa demasiado mantener todo el tiempo la postura correcta, ve haciéndolo de poco en poco, cada día notarás que tu cuerpo puede estar más tiempo en la postura correcta.

    2.- Duerme con una almohada delgada

    El dormir con almohadas altas hace que inclinemos la cabeza hacia adelante, lo cual es igual al estar caminado o estar sentadas en una postura incorrecta. Ahora imagina lo ocurre cuando duermes, mantienes durante 8 horas tu cabeza en una postura que favorece al desarrollo de la papada.

    3.- Hidrata tu piel

    Cuando apliques la loción hidratante a tu cara no te olvides de aplicarla también a tu cuello y en el área del escote. Al aplicar la loción en el cuello hazlo de abajo hacia arriba, en movimientos ascendentes, al llegar a la quijada desliza tus manos sobre la quijada hacia las orejas. Los movimientos deben ser siempre en dirección en la cual queremos modelar nuestro rostro.

    Si quieres conocer otros ejercicios de nuestra rutina de gimnasia Face Up para eliminar la papada y reafirmar los contornos del rostro, visita nuestra sección de ejercicios gratis o si lo prefieres adquiere el programa completo a precio de promoción. 

    Con gimnasia facial puedes modelar y rejuvenecer todo tu rostro. Adquiere el programa completo de ejercicios para todo el rostro y comienza a verte más joven hoy. Cada una de las presentaciones contiene 5 ejercicios para reafirmar y rejuvenecer cada una de las áreas del rostro: frente, mejillas, ojos, labios, quijada y cuello. No dejes pasar la venta de promoción. La gimnasia facial es realmente más económica y duradera que cualquier tratamiento reafirmante.

     

    Fuente: Gimnasia Facial  

     

     

    Web Hosting



     

     

    Guías Dietéticas Americanas

    Guías Dietéticas Americanas

    " Una de nuestras joyas: la Dieta Mediterránea "

    Las Guías Dietéticas Americanas recomiendan la dieta Mediterránea.

     

    El objetivo de estas Guías Alimentarias es instaurar un patrón de alimentación que promueva la salud en general y ayude a prevenir enfermedades crónicas.

    Las Guías Dietéticas Americanas recomiendan la dieta Mediterránea.

    Elena Nuñez Blazquez

    Las Guías Dietéticas Americanas recomiendan la dieta Mediterránea.

     

    El pasado mes de enero, el Departamento de Salud y de Agricultura de Estados Unidos publicaron las Guías Alimentarias para el período 2015-2020 (http://www.health.gov/dietaryguidelines/2015/guidelines/), un documento en el que se ofrecen las pautas generales para fomentar hábitos alimenticios saludables y se analizan los hábitos alimentarios de los norteamericanos, estableciendo recomendaciones para adoptar un patrón de alimentación más saludable.

    El objetivo de estas Guías Alimentarias es instaurar un patrón de alimentación que promueva la salud en general y ayude a prevenir enfermedades crónicas.

    Estas guías que recomiendan nuestra dieta mediterránea, incluyen 5 objetivos generales y algunas recomendaciones

    Objetivos generales

    • Seguir una dieta sana a lo largo de la vida
    • La dieta debe ser variada, con una cantidad y distribución adecuada de nutrientes
    • Se debe limitar el consumo de calorías provenientes de azúcares y grasas saturadas. Se debe limitar el consumo de sal.
    • Seleccionar tanto comida como bebidas sanas
    • Utilizar patrones de alimentación sanos para todos los grupos de la poblacióndieta-mediterranea

    Recomendaciones

    Adoptar un patrón de alimentación sano con un apropiado consumo calórico:

    • Variedad de vegetales de todos los grupos verdes, rojos y naranjas, legumbres (judías y guisantes), con almidón y otros.
    • Fruta, especialmente natural
    • Cereales, la mitad de los cuales deben ser completos
    • Lácteos, con contenido bajo en grasa, tales como leche, yogurt, queso y bebidas de soja
    • Ingesta variada de proteína de origen vegetal (judías y guisantes), nueces y productos de soja y de proteína animal, incluyendo pescado, huevos, pollo y carnes no grasas.
    • Aceite

    Un patrón de alimentación sano limita el consumo de grasas saturadas, grasas trans, azúcares y sodio.

    Fuente: infosalus.com

     

    Las guías americanas de nutrición recomiendan la dieta mediterránea

    Mi consulta de nutrición está en Ciudad Universitaria, y a diario observo grupos de estudiantes, muchos de ellos americanos, por la cercanía de la Universidad de Sant Louis.

    A menudo hablo con alguna alumna que conozco por haber venido a perder peso; y me llama la atención lo felices que son estos estudiantes aprendiendo nuestro idioma, nuestras costumbres y conociendo nuestra ciudad…conocimientos que se llevarán a sus respectivos países cuando terminen su estancia en Madrid.

    Pero, curiosamente, les cuesta llevarse una de nuestras joyas, la dieta mediterránea. Mientras estudian en nuestra ciudad, siguen comiendo a su estilo, y al mismo tiempo el gobierno americano ha editado hace unos meses unas guías dietéticas que promueven y recomiendan una alimentación de estilo mediterráneo.

    Elena Nuñez, 2016

     

     

    DIETARY GUIDELINES FOR AMERICANS 2015-2020 EIGHTH EDITION

    My nutrition office is in University City, and daily observe groups of students, many of them Americans, by the proximity of the University of Sant Louis. I often talk with a student who I’ve known for coming to lose weight; and it strikes me how happy they are these students learning our language, our customs and knowing our city … knowledge that will be their home countries when they finish their stay in Madrid.

    But, interestingly, it costs them take one of our jewels, the Mediterranean diet. While studying in our city, still they are eating their style, while the US government has released few months ago some dietary guidelines that promote and encourage a Mediterranean-style food.Las Guías Dietéticas Americanas recomiendan la dieta Mediterránea.

    Last January, the Department of Health and Agriculture of the United States published the Dietary Guidelines for the Period 2015-2020 (Access Through http://www.health.gov/dietaryguidelines/2015/guidelines/), document where Promoting Healthy Eating Habits are offered and eating habits of Americans are analyzed, establishing recommendations to adopt a healthier eating pattern.

    The Dietary Guidelines is an important part of a complex and multifaceted solution to promoting health and helping to reduce the risk of chronic disease.
    These guidelines recommend the Healthy Mediterranean-Style Eating Pattern.

     

     

     

    Web Hosting

    La dieta para el cancer de colon.

    La dieta para el cancer de colon.

    Dieta para el Cancer de Colon

    La dieta para el cancer de colon.

    Autores: L. Rodrigo y S. Riestra

    Revista Española de Enfermedades Digestivas

    Dieta y cáncer de colon

    Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Central de Asturias. Oviedo

    El carcinoma colorrectal (CCR) es una de las neoplasias más prevalentes en los países occidentales y en nuestro país concretamente, es la segunda causa más frecuente de cáncer entre todos los tipos de tumores malignos, estando precedida únicamente por la localización en pulmón en varones y por la mama en la mujer. Su incidencia en España se estima en unos 25.000 casos diagnosticados por año, con una mortalidad de alrededor del 50%, lo que representa que unos 12.500 pacientes fallecen anualmente por CCR en nuestro país, representando por tanto, la segunda causa de muerte por cáncer a nivel nacional (1)

    prevencion-cancer-colon

     

    Aunque la mayoría de los casos (70-75%) corresponden a formas esporádicas, en las que por el momento se desconocen cuáles son los factores predisponentes para su desarrollo, en el 25-30% restante puede existir una historia familiar que favorezca el desarrollo y aparición de esta neoplasia.

    Así en el 3-5% de los casos el CCR aparece en el contexto de una enfermedad con una base hereditaria conocida, fundamentalmente la poliposis adenomatosa familiar (PAF) cuya prevalencia es del 1%, o en el seno de una forma de CCR hereditario no asociado a poliposis (CCHNP) o síndrome de Lynch, cuya prevalencia en nuestro país es del orden del 2,5%, como ha sido elegantemente demostrado a través de un excelente estudio multicéntrico nacional, denominado Epicolon I, llevado a cabo con dicha finalidad por un grupo colaborativo dentro de la Asociación Española de Gastroenterología (2). Esta cifra es ligeramente inferior a la registrada en países americanos y europeos, con la excepción de Italia (3-5). En menos del 1% el CCR aparece en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (Fig. 2).

    Relación entre pólipos de colon y desarrollo de CCR

    El término «pólipo» comprende cualquier crecimiento circunscrito que hace protrusión desde la pared hacia la luz intestinal. Dependiendo de su naturaleza histológica, los pólipos colorrectales se clasifican en neoplásicos y no neoplásicos.

    Los pólipos neoplásicos del colon incluyen fundamentalmente a los adenomas (tubulares, túbulo-vellosos y vellosos) que representan entre el 70-80% de todos los pólipos colorrectales, mientras que los restantes no neoplásicos comprenden los hiperplásicos, serrados, juveniles, inflamatorios y hamartomatosos.

    Los adenomas son las lesiones precursoras de la mayoría de los CCR detectados en el mundo occidental. Actualmente se acepta que la gran mayoría de CCR se producen como consecuencia de alteraciones genéticas que conducen a la transformación del epitelio colónico, primero en adenoma y finalmente en adenocarcinoma. La poliposis adenomatosa familiar (PAF) es una enfermedad hereditaria, que se transmite con carácter autosómico dominante, y que está causada por mutaciones heredadas en el gen APC (adenomatous polyposis coli). Su frecuencia es baja y representa aproximadamente el 1% de todos los casos de CCR, caracterizándose por la aparición de múltiples pólipos adenomatosos del colon (más de 100), en edades tempranas de la vida, y con un riesgo de desarrollar CCR del 100% (6). El conocimiento de los mecanismos genéticos que llevan al desarrollo de CCR en la PAF ha permitido conocer mejor cuáles son las etapas en el proceso de carcinogénesis colónica. El primer paso consiste en la inactivación del gen supresor APC, sumándose posteriormente la activación del oncogen K-Ras y la inactivación de otros genes supresores (TP53, SMAD4 y otros); todo ello conduce al desarrollo del carcinoma colorrectal (Fig. 3).

    Además del anterior proceso de carcinogénesis, existe otra vía alternativa que consiste en la acumulación de mutaciones en fragmentos repetitivos del ADN (microsatélites), como consecuencia de la alteración de los mecanismos responsables de la reparación de los errores de replicación del ADN. Esta vía, denominada mutadora, tiene lugar principalmente en los pacientes portadores de un carcinoma hereditario no polipoideo (CCRHNP) (7).

    El 20-40% de la población asintomática mayor de 50 años, presenta adenomas colorrectales. Sin embargo, aproximadamente el 80% presenta sólo uno o dos pólipos y estos son de pequeño tamaño (< 1 cm), con un bajo potencial de malignización. Los adenomas que presentan un alto riesgo de poder convertirse en CCR, son aquellos que tienen un tamaño superior a 1 cm, presentan displasia grave de alto grado (carcinoma in situ) o carcinoma invasor, por lo que se les denomina genéricamente como adenomas avanzados. Aproximadamente el 5% de los adenomas colorrectales presentan transformación carcinomatosa (8). El crecimiento de estas lesiones es lento, de forma que un pólipo menor de 1 cm, tarda aproximadamente entre 5-10 años en malignizarse (9).

    La evidencia abrumadora existente en la actualidad sobre el importante papel que desempeñan los pólipos adenomatosos del colon en la carcinogénesis colónica, señala bien a las claras que las estrategias de prevención del CCR, estén dirigidas preferentemente a la detección precoz de estas lesiones.

    Prevención primaria del CCR

    Además del diagnóstico precoz de las lesiones precursoras del CCR (adenomas), existen otras estrategias que pretenden disminuir el riesgo de desarrollo de CCR (prevención primaria), como son la quimioprofilaxis con AAS o COXIB (inhibidores de la COX-2) y las modificaciones en los hábitos de vida y dietéticos; esta última aproximación se fundamenta en la existencia de factores ambientales en el CCR. Existen grandes diferencias geográficas en la incidencia y mortalidad de este tipo de cáncer entre diversos países y razas a nivel mundial, observándose un incremento progresivo en el número de casos en diversos lugares y registrándose un evidente aumento en la incidencia entre los emigrantes procedentes de áreas de bajo riesgo, cuando se trasladan a vivir a otros países de riesgo más elevado, lo que habla claramente a favor de la gran influencia que desempeñan diversos factores ambientales en su presentación y desarrollo.

    Influencia del estilo de vida: consumo de tabaco y alcohol, actividad física y obesidad

    Las diferencias existentes en los estilos de vida de las diversas poblaciones a nivel mundial pudieran desempeñar un papel importante en el riesgo de desarrollo de CCR; así el consumo de tabaco y alcohol, la falta de actividad física y la obesidad, constituyen por sí solos y también asociados, factores de riesgo para el desarrollo del CCR (10). La exposición a los productos derivados del tabaco de forma temprana, se asocia con un riesgo aumentado para el desarrollo del carcinoma colorrectal.

    Así por ejemplo, es bien conocido que el consumo excesivo de alcohol es un factor de riesgo, tanto en hombre como en mujeres, para el desarrollo de cáncer de colon y de recto. Un reciente análisis conjunto de 8 estudios de cohorte, que incluía medio millón de personas de 5 países distintos (11), mostró que el riesgo estaba aumentado a partir de un consumo de 30 gramos de alcohol por día, y era independiente del tipo de bebida consumida.

    La relación entre actividad física y CCR no está bien aclarada, pues si bien los estudios caso-control encuentran un efecto protector, no ocurre lo mismo con los estudios de cohortes; por otra parte, la actividad física no parece influir en el desarrollo de cáncer de recto (12). Diversos estudios epidemiológicos han puesto en evidencia la existencia de una relación clara entre sobrepeso y obesidad y el riesgo de cáncer de colon (no de recto) en hombres (no en mujeres) (13), y esta asociación es más pronunciada en personas con escasa actividad física.

    El fenómeno de «resistencia a la insulina» parece que puede jugar un cierto papel, pues la exposición del colonocito a concentraciones elevadas de insulina induce un efecto mitogénico en estas células, mientras que la exposición a la glucosa y ácidos grasos se relaciona con alteraciones metabólicas y aumento del estrés oxidativo (14). Por otra parte, los pacientes obesos presentan un riesgo aumentado para desarrollar complicaciones tras cirugía abdominal, incluyendo infección y dehiscencia de suturas, presencia de linfedema, aparición de otros cánceres y complicaciones relacionadas con las enfermedades crónicas que se asocian frecuentemente con los pacientes obesos sin cáncer, tales como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Los mecanismos propuestos para explicar la asociación entre obesidad y peor pronóstico (15), incluyen un incremento en el tejido adiposo de las concentraciones de estrógenos y testosterona, insulina, factores de crecimiento relacionados con la insulina (IGF), leptina y diversas citoquinas. Como mecanismos adicionales se postula una disminución en la función immune en general, una peor dosificación de los fármacos empleados (especialmente los quimioterápicos) y diferencias en la actividad física y accidentes trombóticos y cardiovasculares en pacientes con sobrepeso, comparados con controles.

    Es interesante recordar que la diabetes mellitus y el CCR comparten varios factores de riesgo, habiéndose demostrado que los niveles de péptido C en plasma constituyen por sí solos, un factor predictivo de aparición y desarrollo del CCR, independiente del índice de masa corporal (16).

     

    Frutas, vegetales y fibra

    Aunque hasta hace pocos años, relativamente, se había asumido a partir de estudios caso-control que la ingesta de fruta y vegetales disminuiría el riesgo de CCR, los estudios de cohortes han mostrado resultados discordantes (efecto beneficioso en unos y ningún efecto en otros). Tomados en conjunto, el consumo de estos alimentos podría tener, quizás, un pequeño papel preventivo en el desarrollo del CCR (17).

    Se ha relacionado la ingesta de fibra con una disminución del riesgo de CCR en base a evidencias epidemiológicas (menor incidencia de CCR en sociedades subdesarrolladas en las que hay una importante ingesta de fibra) y a teorías patogénicas (tránsito intestinal acelerado que impediría el contacto de los carcinógenos con la mucosa del colon). Estudios caso-control mostraron un efecto protector de la fibra, mientras que un reciente análisis conjunto de los estudios de cohorte publicados, que incluyó más de 8.000 casos, no pudo demostrar este efecto beneficioso (18). Una explicación de los distintos efectos publicados podría ser que aunque la cantidad de fibra sea la misma en las cohortes analizadas, la composición de la misma puede ser muy diferente (fibra soluble o no soluble, de origen en cereales, frutas o vegetales). Por otra parte, los suplementos de fibra no han sido eficaces en la prevención de la recurrencia de los adenomas de colon (19).

     

    Relación con el consumo de carne roja y grasa

    Al igual que ocurría con los anteriores nutrientes, los estudios sobre la relación entre consumo de carne roja (ovino, bovino y porcino) y CCR muestran resultados dispares, probablemente por la inclusión de carnes procesadas o manufacturadas (por ejemplo, salchichas) en algunos de ellos, y por la distinta forma de preparación de las carnes. Los estudios más recientes con cohortes amplias sí muestran una asociación débil entre consumo de carne roja y CCR (20).

    Se cree que los distintos métodos de preparación de la carne roja (frita, parrilla) van a generar distintas sustancias mutagénicas (aminas heterocíclicas, hidrocarbonos aromáticos policíclicos) dentro de la carne; por otra parte, es posible que personas con un genotipo acetilador rápido sean más susceptibles a estos carcinógenos de la carne.

    Parece existir una asociación clara entre consumo de carnes procesadas y riesgo de CCR, que se ha llegado a cuantificar en un incremento del 50% para una ingesta diaria de 25 g de este tipo de carne (20). Se especula que este riesgo es debido a la presencia de nitrosaminas en la carne curada.

    La ingesta de grasa no se ha podido relacionar con un mayor riesgo de CCR.

    Lácteos y calcio

    El consumo de productos lácteos se ha asociado en un análisis conjunto de 10 estudios de cohorte que incluían 5.000 casos, con una disminución de un 11% del riesgo de CCR (21). Esta asociación se ha visto también con los suplementos de calcio, que disminuyen en un 19% la recurrencia de adenomas de colon respecto a un grupo con placebo (22).

    Comentarios al trabajo español actual publicado sobre el tema

    En el presente número de la revista, Solera Albero y cols. presentan los resultados de un estudio poblacional, transversal, a nivel de Atención Primaria en tres zonas de la provincia de Albacete, sobre la influencia de ciertos hábitos de vida y dietéticos en el riesgo de desarrollar CCR (23). Realizaron una encuesta a través de un cuestionario escrito en 414 individuos diagnosticados de cáncer colorrectal, mayores de 50 años, de los que 55% eran varones y 45% mujeres, con una análisis estadístico multivariante y de regresión logística, en el que analizan diversas variables tanto de estilo de vida, como del tipo de alimentación. Obtienen una correlación significativa con distintas variables esperadas, tales como la presencia de antecedentes familiares de primer grado, un cierto grado de sedentarismo y un moderado o elevado consumo de alcohol.

    Curiosamente los autores encuentran una relación directa con el consumo diario de agua y por encima de los 2 litros al día, observan una mayor incidencia de CCR.

    Asimismo observan una cierta correlación con el consumo de pasta, arroz y huevos. Hubiese sido interesante separar el consumo de pasta (hecha con cereales que contienen gluten) del arroz (por no contener gluten) y resulta curiosa también la asociación encontrada con el consumo de huevos, que resulta de difícil explicación.

    Al igual que otros estudios internacionales no encuentran una clara relación con el consumo de fibra vegetal, carne roja o pescados y es interesante el probable efecto beneficioso observado con el consumo de aceite de oliva.

    Es de resaltar la gran dificultad existente en la realización de este tipo de estudios epidemiológicos, basados en encuestas poblacionales en grupos de riesgo, máxime con el amplio abanico de cuestiones planteadas y la variabilidad y riqueza de la dieta española. Ello hace que el intentar establecer correlaciones de causalidad, sea extremadamente difícil, por el importante sesgo que supone de por sí, el contestar con rigor y fiabilidad a las diferentes preguntas que la componen.

    Ello, no obstante, no resta ni un ápice de mérito e interés a la calidad del trabajo realizado y al gran esfuerzo llevado a cabo, en el diseño, ejecución e interpretación de los resultados obtenidos. Es justo decir que se trata del primer trabajo llevado a cabo en España sobre este interesante tema y que debería servir de ejemplo y estímulo para la realización de otros posteriores en diversas regiones de nuestro país.

    Existe una enorme falta de interés en nuestro medio por este tipo de trabajos epidemiológicos y una auténtica sequía de publicaciones realizadas sobre este tema en lengua española. Así en una búsqueda reciente llevada a cabo en el buscador bibliográfico médico internacional más utilizado PUBMED, bajo los indicadores de «Dieta y cáncer de colon», sólo hemos podido encontrar 6 publicaciones en español, frente a un total de 2.483 realizadas en inglés.

    Curiosamente la última publicación española fue realizada hace veinte años por el grupo del Dr. Pajares del Servicio de Digestivo del Hospital de La Princesa de Madrid, en el que en un estudio retrospectivo describieron los cambios observados en la frecuencia del cáncer de colon y gástrico en su hospital, en un periodo de 20 años (1960-79) en el que ya se comenzaba a ver un descenso progresivo en la incidencia del cáncer de estómago asociado con un aumento correspondiente del cáncer de colon, con un cruce en sus rectas (una descendente y otra descendente) que se mantienen mucho más claramente hasta la actualidad (24).

    Hay que recordar también que existe una excelente revisión sobre este tema publicada recientemente, hace dos años, en las que se analizan de forma detallada los diversos factores dietéticos posiblemente implicados (25).

    Aunque existen muchos mecanismos por aclarar, existe una cierta evidencia procedente de diversos estudios epidemiológicos y experimentales, que diversos factores dietéticos, ambientales y relacionados con el estilo de vida tienen una gran influencia en el desarrollo del CCR.

    De los micronutrientes y vitaminas analizados, el que presenta un mejor perfil protector por el momento es el ácido fólico y su efecto beneficioso está siendo estudiado en diversos estudios controlados que se están llevando a cabo en la actualidad.

    Confiemos que la publicación de este trabajo, sirva de acicate a nuevos grupos de trabajo para al realización de diversos estudios a nivel nacional, que intenten encontrar correlaciones interesantes entre la dieta y el CCR (no olvidemos que el 70% de los casos son esporádicos) y que incluso pudieran demostrar el posible efecto beneficioso de la dieta mediterránea en su prevención.

     

    botón de publicar una opinión
    Elena Núñez Blázquez - Doctoralia.es
    Una profesional extraordinaria, muy cercana y que te hace sentir muy bien en su consulta. He conseguido adelgazar y mantener el peso, sin ninguna dificultad, solo siguiendo sus instrucciones. El nuevo centro en la calle Condes del Val, muy luminoso y acogedor. Un DIEZ en todo. Gracias Elena por todoleer más
    Maida Viñas
    Maida Viñas
    09:17 28 May 19
    Mi experiencia con Elena ha sido inmejorable. Dietas adaptadas a tus necesidades personales, recetas fáciles, consejos sobre actividad física y apoyo para lograr tus objetivos. Destacar su profesionalidad y su trato cercano. Sin dietas milagro y adquieron unos nuevos hábitos alimenticios que aumentan tu calidad de vida. Estoy muy contenta y agradecida, sin duda 100% recomendable.leer más
    Marina Dominguez Moreno
    Marina Dominguez Moreno
    08:50 22 May 19
    Muy buena nutricionista. Dietas faciles de hacer. Perdida,de peso de una manera progresiva y siguiendo sus pautas no recuperas el peso perdido. Graciasleer más
    Julia Herfia
    Julia Herfia
    20:26 16 Apr 19
    Después de estar cerca de un mes buscando nutricionista, leyendo opiniones, visitando foros y opiniones de la gente, Elena fue la que más me gustó y sin duda no me he equivocado. Me ha cambiado la vida a mí y a toda a la gente que se la he recomendado. No solo es que pierdas peso, es que te enseña a comer, a comer bien, que alimentos son los que se puede mezclar, como son las cantidades recomendables, a adquirir un buen hábito alimenticio... y prácticamente todas las dudas que te surgen te las resuelve, ya que le puedes enviar un whatssapp. Es muy importante que una vez que decidas ir, te lo tomes en serio. Elena es genial, pero no es maga. Si estás buscando un sitio al que acudir para cambiarte la vida, ni lo dudes, ve con ella. Yo en 9 meses he perdido 11,5 kg. Te hace un seguimiento muy exhaustivo, no pasas hambre, no te aburres de la comida, no es un menú cerrado, al principio si que puede ser un poco sota, caballo y rey, pero es que nadie pierde peso comiendo gofres... en definitiva, te la recomiendo y la seguiré recomendado.leer más
    Ana Ontañón
    Ana Ontañón
    18:23 15 Nov 18
    Me trató Elena Nuñez, Fui por que tenía algo alto el colesterol, trigliceridos y ácido úrico, vimos que el porcentaje de grasa lo tenía muy alto, nos pusimos como objetivo bajar el porcentaje de grasa y en poco tiempo conseguí perder peso y llegar al objetivo , aprendiendo a llevar hábitos alimenticios mas correctos y saber gestionar mi alimentación.leer más
    Jose Cotano
    Jose Cotano
    15:29 26 Oct 18
    ¡Una gran profesiona!! No os perdáis los retos que propone en su página web, en los que ofrece consejos para comer de una forma más sana. Gracias a ellos he adquirido hábitos alimenticios muy saludables!!leer más
    Marta Torres Navarro
    Marta Torres Navarro
    11:43 26 Aug 18
    Mi experiencia con Elena está siendo maravillosa. Llegué a ella por recomendación de mi ginecóloga y estoy encantada. Desde que di a luz a mi segundo hijo no era capaz de bajar los kilos de más que engordé en el embarazo y ello a pesar de hacer bastante ejercicio físico. Elena me está ayudando de manera fácil, sencilla y clara a combinar los alimentos y comer las raciones que mi cuerpo necesita cada día. He llegado al objetivo en tres meses casi sin darme cuenta. Es una gran profesional!leer más
    Cristina Morales
    Cristina Morales
    11:51 03 May 18
    He hecho varias dietas a lo largo de mi vida y al poco tiempo de terminarlas siempre he vuelto a recuperar peso rapido. Sin embargo os puedo decir que esta ultima con Elena me ha dado unos resultados excelentes. Y hace ya mas de 6 meses que la he terminado y no he recuperado ni un kilo. Cierto es que sigo unos habitos alimenticios que me recomendó ella, pero no es nada costoso. Os puedo decir que me tomo mis copas y vinos cuando corresponde y que no me corto en ninguna celebracion ni en comida ni bebida. Simplemente ahora se combinar mejor lo que debo comer y hago una vida mas activa, pero estoy encantadoleer más
    Per Bermudez
    Per Bermudez
    09:07 01 May 18
    Llevo varios años, 10 años, acudiendo a personas que ayudan y acompañan a llegar a lo que es considerado tu peso ideal. Lo he conseguido varias veces, lo he logrado...pero siempre, siempre, no hay (había) excepción, he vuelto al peso con el que comenzaba, sino engordaba más aún. Fue dar con Elena, y ella me está ayudando a comprender mi cuerpo, a diferencia de los demás, saber que el IMC es una cosa que nos ayuda a orientarnos, pero no es nuestro fin último, a entender la composición de cada cuerpo y tener encuentra esto para alimentarse, hidratarse y hacer deporte. Estoy muy contenta de poder contar con Elena Núñez, además para mí, no sólo supone un encuentro donde compartir cómo ha ido la semana en torno a la comida, si no un espacio donde poder explicar en qué momentos me he sentido de aquella manera y por qué, sin tapujos, sin juzgar, como personas que somos. Una vez conseguí llegar a mi peso, sigo acudiendo donde Elena, pues me ayuda a mantenerme y a poder verbalizar las dificultades. Recomendaría a Elena siempre.leer más
    Ana Clara Segura Buisán
    Ana Clara Segura Buisán
    19:37 26 Apr 18
    Mi primera experiencia con este tipo de profesionales y sencillamente muy contenta. He conseguido mis objetivos con mucha facilidad.leer más
    Begoña Lucas
    Begoña Lucas
    20:25 20 Apr 18
    Mi experiencia con Elena ha sido y es extraordinaria, su sencillez y claridad, sus recetas y consejos asequibles para todos los bolsillos y habilidades culinarias, nos han facilitado el día a día. Aparte de ayudar a mi hija a mejorar su figura, nos a enseñado a comer a toda la familia. Ahora nos resulta muy fácil mantenernos en forma, a la vez,que disfrutamos de exquisitos platos.leer más
    Marta Perez
    Marta Perez
    16:13 01 Apr 18
    Una gran profesional, recomendable 100%
    julieta de la morena
    julieta de la morena
    21:59 18 Mar 18

     

    Bibliografía

     

    1. Castells A, Marzo M, Bellas B, Amador F, Lanas A, Mascort J, et al. Guía de práctica clínica en prevención del cáncer colorrectal. Gastroenterol Hepatol 2004; 27: 573-634.

    2. Piñol V, Andreu M, Castells A, Payá A, Bessa X, Jover R. Frequency of hereditary non-polyposis colorectal cancer and other colorectal cancer familial forms in Spain. A multicenter, prospective, nation-wide study. Gastrointestinal Oncology Group of the Spanish Gastroenterological Association. Eur J Gastroenterol Hepatol 2004; 16: 39-45.

    3. Hampel H, Frankel WL, Martin E, Arnold M, Khanduja K, Kuebler P, et al. Screening for the Lynch syndrome (hereditary nonpolyposis colorectal cancer). N Engl J Med 2005; 352: 1851-60.

    4. Lindor NM, Burgart LJ, Leontovich O, Goldberg RM, Cunningham JM, Sargent DJ, et al. Immunohistochemistry versus microsatellite instability testing in phenotyping colorectal tumors. J Clin Oncol 2002; 20: 1043-8.

    5. Percesepe A, Borghi F, Menigatti M, Losi L, Foroni M, Di Gregorio C, et al. Molecular screening for hereditary nonpolyposis colorectal cancer: A prospective, population-based study. J Clin Oncol 2001; 19: 3944-50.

    6. Pares D, Pera M, González S, Pascual Cruz M, Blanco I. Poliposis adenomatosa familiar. Gastroenterol Hepatol 2006; 29: 625-35.

    7. Lynch HT, De la Chapelle A. Hereditary colorectal cancer. N Engl J Med 2003; 348: 919-32.

    8. Anwar S, White J, Hall C, Farrell WE, Deakin M, Elder JB. Sporadic colorectal polyps: Management options and guidelines. Scand J Gastroenterol 1999; 34: 4-11.

    9. Atkin WS, Saunders BP. Surveillance guidelines after removal of colorectal adenomatous polyps. Gut 2002; 51: V6-V9.

    10. Martinez ME. Primary prevention of colorectal cancer: Lifestyle, nutrition, exercise. Recent Results Cancer Res 2005; 166: 177-211.

    11. Cho E, Smith-Warner SA, Ritz J, Van den Brandt PA, Colditz GA, Folsom AR, et al. Alcohol intake and colorectal cancer: A pooled analysis of 8 cohort studies. Ann Intern Med 2004; 140: 603-13.

    12. Van den Brandt PA, Goldbohm RA. Nutrition in the prevention of gastrointestinal cancer. Best Pract Res Clin Gastroenterol 2006; 20: 589-603.

    13. Bergstrom A, Pisani P, Tenet V, Wolk A, Adami HO. Overweight as an avoidable cause of cancer in Europe. Int J Cancer 2001; 91: 421-30.

    14. Gunter MJ, Leitzmann MF. Obesity and colorectal cancer: Epidemiology, mechanisms and candidate genes. J Nutr Biochem 2006; 17: 145-56.

    15. McTiernan A. Obesity and cancer: The risks, science, and potential management strategies. Oncology 2005; 19: 871-81.

    16. Ma J, Giovannucci E, Pollak M, Leavitt A, Tao Y, Gaziano JM, et al. A prospective study of plasma C-peptide and colorectal cancer risk in men. J Natl Cancer Inst 2004; 96: 546-53.

    17. Park Y, Hunter DJ, Spiegelman D, Bergkvist L, Berrino F, Van den Brandt PA, et al. Dietary fiber intake and risk of colorectal cancer: A pooled analysis of prospective cohort studies. JAMA 2005; 294: 2849-57.

    18. Alberts DS, Martínez ME, Roe DJ, Guillén-Rodríguez JM, Marshall JR, Van Leeuwen JB, et al. Lack of effect of a high-fiber cereal supplement on the recurrence of colorectal adenomas. Phoenix Colon Cancer Prevention Physician´s Network. N Engl J Med 2000; 342: 1156-62.

    19. Norat T, Bingham S, Ferrari P, Slimani N, Jenab M, Mazuir M, et al. Meat, fish and colorectal cancer risk: The European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition. J Natl Cancer Inst 2005; 97: 906-16.

    20. Sandhu MS, White IR, McPherson K. Systematic review of the prospective cohort studies on meat consumption and colorectal cancer risk: A meta-analytical approach. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2001; 10: 439-46.

    21. Cho E, Smith-Warner SA, Spiegelman D, Beeson WL, Van den Brandt PA, Colditz GA, et al. Dairy foods, calcium and colorectal cancer: A pooled analysis of 10 cohort studies. J Natl Cancer Inst 2004; 96: 1015-22.

    22. Baron JA, Beach M, Mandel JS, Van Stolk RU, Haile RW, Sandler RS, et al. Calcium supplements for the prevention of colorectal adenomas. Calcium Polyp Prevention Study Group. N Engl J Med 1999; 340: 101-7.

    23. Solera Albero J, Tárraga López PJ, López Cara MA, Celada Rodríguez A, Cerdán Oliver M, Ocaña López JM. Influencia de la dieta y los estilos de vida en el cáncer colorrectal. Rev Esp Enferm Dig 2007; 99: 190-200.

    24. Maté Jiménez J, Rodríguez Muñoz S, Mearin F, Pajares JM. Frecuencia del carcinoma de colon y de estómago en el período 1960-1979 en relación con los cambios dieteticos y migratorios. Rev Esp Enferm Dig 1987; 71: 31-7.

    25. Franco A, Sikalidis AK, Solís Herruzo JA. Colorectal cancer: influence of diet and lifestyle factors. Rev Esp Enferm Dig 2005; 97: 432-48.

     

     

     

     

     

    Dietas Vegetarianas y Veganas: La dieta Flexitariana.

    Dietas Vegetarianas y Veganas: La dieta Flexitariana.

    Dietas Vegetarianas y Veganas

    La dieta Flexitariana: Ideal para los (casi) vegetarianos.

    Elena Nuñez Blazquez

    Un vegetariano no consume carne de ninguna clase, ni productos derivados de estos. Un vegano, excluye de su alimentación carnes, productos lácteos, huevos y todo lo que contenga algún producto de origen animal (1).

    Ahora está de moda un término, para definir todas las dietas que están entre el vegetariano y el vegano: 

     «SER FLEXITARIANO» 

    La Flexitariana es más o menos una cocina vegetariana flexible, que se basa sobre todo en el consumo de frutas, verduras, cereales y legumbres, con una ligera presencia de productos de origen animal, que suele ser huevos o pescado. Los veganos estrictos no son amigos de este término, pero a esta corriente se está adhiriendo mucha gente que quiere cuidarse, sin renunciar a la pequeña parcela de proteína animal, como los ovo-lacto-vegetarianos.

    «Las dietas vegetarianas por su baja ingesta de grasas saturadas, tienen efectos beneficiosos como disminuir el riesgo en enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas (1). A pesar de ser dietas saludables siguen generando controversia por los déficits de nutrientes que pueden ocasionar si no se siguen adecuadamente.»

    dieta-flexitariana

     

    HISTORIA 

    Este movimiento nació en los años 90 en Estados Unidos. La palabra fue empleada por primera vez por la chef Helga Morath para definir el menú que iba a ofrecer en su restaurante. Ha tardado lo suyo en llegar a nuestras tierras de crustáceo, pescado y carne.

    Pero finalmente lo ha hecho, de la mano de los foodies, como una saludable alternativa que no te obliga a renunciar a nada. A continuación, te explicamos en qué consiste exactamente ser flexitariano (igual ya lo eras y no le habías puesto nombre) y qué beneficios tiene para tu salud. 

    Las dietas flexitarianas, tienen los beneficios de las vegetarianas, y seguidas adecuadamente, no dan los déficits de las veganas estrictas

     

    «La dieta flexitariana permite tener una relación abierta con las frutas y las verduras… y con un bistec de ternera.»

    Según un estudio de Quiles y colaboradores (2) sobre los efectos a corto plazo de una dieta ovo-lacto-vegetariana sobre el perfil lipídico y la glucemia, en un grupo de 159 voluntarios, se produjeron descensos significativos de colesterol total, C-LDL (independientes de la pérdida de peso) y triglicéridos (mediados por la pérdida de peso), y un descenso de C-HDL.

    Según todos estos estudios, las opciones vegetarianas tienen más ventajas nutricionales, pero como afirma la Unión Vegetariana Española, lo que vemos a diario choca con estas afirmaciones, ya que los profesionales nos encontramos dietas vegetarianas mal seguidas, pobres, poco variadas y desequilibradas.

     

    SUPLEMENTO PROTEICO VITAL BALLANCE

     

    Si eres Flexitariano o Vegano estricto, ya  tienes en VitalBallance los suplementos proteicos más adecuados. 

     

    www.vitalballance.es

     

    QUIERO SER VEGETARIANO

     

    CONSEJOS A TENER EN CUENTA

    Debes saber cómo aportar algunos nutrientes que están presentes en la carne, lácteos o huevos, y obtenerlos de otras fuentes. Si no estás seguro de hacerlo adecuadamente, revisa estas pautas en las que hablo de los nutrientes críticos: las proteínas, la vitamina B12, y el hierro.

    La dieta vegetariana y vegana debe estar bien planificada, empezando por las proteínas, que son fundamentales para la salud, participan en la formación de músculos, tendones, uñas, refuerzan el sistema inmune, transportan oxígeno a los órganos y participan en la formación de hormonas y enzimas.

    pautas de una dieta vegana

    El requerimiento diario de proteínas varía en función de la edad; para adultos el valor recomendado es de 0,8g por cada kilogramo de peso (3). Las recomendaciones de proteínas no varían para una dieta vegana, sin embargo, hay autores que recomiendan una ingesta mayor en veganos, dado que las proteínas de los vegetales no se digieren tan bien como las de origen animal. Norris y Messina concretamente recomiendan 0,9g por cada kilogramo de peso (4).

     

    «Si la dieta no está bien planificada, y/o se practica deporte, debería haber un suplemento proteico (5).

    Una proteína completa es la que tiene los 20 aminoácidos esenciales. Doce los sintetizamos, pero 8 los tenemos que obtener a través de la alimentación. Los alimentos que tienen proteína completa con los 20 aminoácidos son la carne, pescado, lácteos y huevos, y se dice que aportan proteínas de alto valor biológico. Los vegetales tienen aminoácidos esenciales, pero cuando se encuentran en cantidad escasa, se llama aminoácido limitante.

     

    ¿Qué tienen que hacer los veganos para ingerir proteína completa? 

     

    Las legumbres son ricas en lisina y fenilalanina, y son limitantes en metionina y cistina. A su vez los cereales son deficitarios en lisina, pero son ricos en metionina y cistina. De esta manera, podemos combinar los alimentos para conseguir proteínas de alto valor biológico.Se combinan legumbres con cereales, legumbres con semillas, y con frutos secos. 

     

    PLATOS PREFERIDOS

    • Lentejas o Garbanzos con arroz. 
    • Ensalada de lentejas y quinoa o Crema de guisantes.
    • Sésamo o Hummus (pasta de garbanzos con tahini, que es pasta de sésamo tostado)
    • Cardo con nueces o Puré de judías con tortitas de maíz.
    • Tofu con sésamo.

     

    LA DIETA VEGETARIANA NO SOLO ES PASTA Y VERDURA.

    Pautas para llevar una dieta Vegetariana Equilibrada y Nutricional.

    • Consume una ración de frutos secos (nueces, avellanas, cacahuetes, anacardos, pipas de girasol o calabaza, sésamo, etc.) cada día, solos o en ensaladas, en cremas..
    • Que tus platos de verdura sean variados: verduras de hoja verde, tomates, zanahorias, pimientos, berenjena, brócoli…
    • Toma alimentos ricos en vitamina C (naranja, mandarinas, fresas, kiwis ,..) junto con comidas ricas en hierro (legumbres, frutos secos…), ya que esta vitamina aumenta su absorción hasta tres veces más.
    • No tires el agua de cocción de las verduras, úsala para hacer cremas o sopas, aprovechando así las vitaminas y minerales que han quedado en la misma.
    • Utiliza aceite de oliva virgen. Si no tomas pescado, deberías tomar una cucharadita de aceite de lino o una cuchara de semillas de lino molidas a diario para asegurar un correcto equilibrio omega 3 y omega 6, o tomar suplementos.
    • Sustituye la sal común por sal yodada, bebe 2 litros de agua y procura hacer algo de ejercicio cada día, ya que facilita la fijación de calcio en los huesos y mejora el estado general de nuestra salud.
    • Vigila que tu dieta no sea deficitaria en vitamina B12, vitamina D, o proteínas. Si la dieta no está bien planificada, y/o eres deportista, no olvides tomar un suplemento.

    Las Vitaminas para el vegano

     

    ¿Veganos sanos?, Si…

     

     

    Pero con suplemento vitamínico.

    EL HIERRO

    El hierro se encuentra en dos formas: Hierro Hemo en carne, aves y pescado y hierro No Hemo en frutas y verduras. Como los veganos sólo toman hierro no hemo, las recomendaciones para ellos pueden ser mayores, casi el doble (8).

    Sin embargo, las analíticas no dan una mayor incidencia de anemia ferropénica en población vegana, y debe ser por un lado porque las verduras que contienen hierro se consumen mucho y por otro porque son dietas altas en vitamina C, que aumenta la absorción de hierro. Así que en las dietas veganas hay que incluir en las comidas principales cítricos, por ejemplo, naranjas o mandarinas de postre, o bien incluir vegetales que además de tener hierro, son ricos en vitamina C, como brócoli o col china (9).

    el-hierro-en-los-veganos

    VITAMINA D

    Esta vitamina se encuentra en niveles bajos en individuos vegetarianos y veganos. Un nivel adecuado depende de la exposición solar y de la ingesta de suplementos o alimentos fortificados, como lácteos y zumos.

    Los veganos obtienen normalmente la vitamina D de la acción de la luz solar en la piel o bien tomando alimentos enriquecidos como leche de soja, margarina (que deben estar enriquecidas por ley en el Reino Unido), cereales de desayuno y suplementos vitamínicos hechos de levadura u otros hongos. Los productos veganos enriquecidos contienen vitamina D2 (ergocalciferol). Los alimentos que contienen de forma natural la vitamina D son, sin embargo, normalmente de origen animal y contienen la vitamina D3 (colecalciferol).

    VITAMINA B12

    Todos los tipos de dietas vegetarianas, sobre todo en ancianos, niños y embarazadas, deberían incluir vitamina B12 y alimentos fortificados con esta vitamina (4), ya que los niveles suelen estar por debajo de lo recomendado.

    El déficit puede dar lugar a problemas hematológicos, porque la vitamina B12 interviene en la formación de mielina, afectando por tanto a la salud neuronal, y se puede alterar la transmisión del impulso nervioso (6). En un adulto la ingesta recomendada de vitamina B12 es de 2,4 μg/día. En una dieta no vegetariana, que incluya alimentos de origen animal, se supera en más del doble. Influyen también otros factores como la ingesta de fibra, que es más abundante en estas dietas y dificulta la absorción de cianocobalamina según otros estudios (7).

    BIBLIOGRAFÍA

    • Rojas Allende, Daniela, Figueras Díaz, Francisca, & Durán Agüero, Samuel. (2017). Ventajas y desventajas nutricionales de ser vegano o vegetariano. Revista chilena de nutrición44(3), 218-225.
    • Laura Quiles, Olga Portolés, José Vicente Sorlí y Dolores Corella. Efectos a corto plazo en el perfil lipídico y la glucemia de una dieta vegetariana baja en grasa. Nutr Hosp. 2015;32(1):156-164.
    • Condeminas Poch C, Díaz-Guerra Millán A. Bioquímica. Nutrientes. 4a Edición. Oberta UOC Publishing SL, editor. 2014.  
    • Virginia Messina and Col. Vegan for Life: Everything You Need to Know to Be Healthy and Fit on a Plant-Based Diet. Perseus Books Group, editor. 2011. 304 p.
    • Messina VK, Burke KI. Position of the American Dietetic Association: vegetarian diets. J Am Diet Assoc. 1997 Nov;97(11):1317-21. Reaffirmed J Am Diet Assoc 2002 March; 102: 426.
    • Rizzo, G.; Laganà, A.S.; Rapisarda, A.M.C.; La Ferrera, G.M.; Buscema, M.; Rossetti P.; Nigro, A.; Muscia, V,; Valenti, G.; Sapia, F.; Sarpietro, G.; Zigarelli, M. Vitale, S.G. Vitamina B12 among Vegetarians: Status, Assesment and Supplementation. Nutrients, November 2016.
    • Pawlak, R.; Lester, S.E.; Babatunde, T. The prevalence of cobalamin deficiency among vegetarians assessed by serum vitamin B12: A review of literature. Eur. J. Clin. Nutr. 2014, 68, 541–548.
    • Reed Mangels, PhD. The vegetarian Resource Group. El hierro en la dieta vegana.
    • Entrala Bueno A. Vitaminas. En: Sociedad Española de Nutrición Comunitaria. Guías Alimentarias para la Población Española. Madrid: SENC; 2001

     

     

    Dietas hiperproteícas para el tratamiento del sobrepeso y obesidad.

    Dietas hiperproteícas para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad.

    La obesidad es una enfermedad crónica con importantes consecuencias metabólicas y patológicas que representa un grave problema de salud en la mayoría de los países desarrollados. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad y el sobrepeso han alcanzado caracteres de epidemia a nivel mundial.

    Test de indiferencia Biológica. Para saber si comes.

    TEST DE INDIFERENCIA BIOLOGICA.

    ¿Quieres saber si de verdad comes porque tienes apetito, o si por el contrario son otros factores diferentes a tus sistemas fisiológicos los que estimulan tu apetito?

    Nutrigenomica: interacción entre los alimentos y componentes genéticos.

    NUTRIGENOMICA

    La Nutrigenomica ss una disciplina emergente que estudia cómo interaccionan los alimentos y sus componentes con la información codificada en nuestros genes.

    Dieta Proteinada de Essential Diet más barata que pronokal.

    Dieta proteinada de Essential Diet

    Nutrikalia™ está certificada por Essential Diet para prescribir la Dieta Proteinada más económica y efectiva del mercado que permite una pérdida de peso rápida y segura a partir de la masa grasa. Esta dieta se prescribe con control médico y una analítica reciente.

    Dieta para el ácido urico

    Dieta para el ácido urico

    Dieta para el ácido úrico

    El organismo humano es muy sabio e intenta siempre protegerse de las sustancias que pueden causar algún daño a los órganos vitales.

    ¿POR QUÉ TENGO EL ÁCIDO ÚRICO ELEVADO?

    «Empezaré explicando cómo se forma el acido urico en nuestro organismo. La dieta no contiene apenas ácido úrico, pero se forma a partir de las bases púricas procedentes de los ácidos nucleicos, nucleótidos, de la fructosa y del alcohol. Estas bases púricas se degradan y dan lugar a guanosina y adenosina, para después formar las bases guanina e hipoxantina que son degradadas a xantina y finalmente se convierten en ácido úrico. Así se ha formado endógenamente este acido. Por otra parte, la fructosa y el alcohol, participan en la formación de AMP que es un precursor de ácido úrico.»

    © Elena Nuñez, Junio 2017.

     

    Dieta para el ácido úrico

    La dieta para controlar el ácido úrico elevado es una de las preguntas más frecuentes con las que me encuentro en consulta.

    Empezaré explicando cómo se forma el acido urico en nuestro organismo. La dieta no contiene apenas ácido úrico, pero se forma a partir de las bases púricas procedentes de los ácidos nucleicos, nucleótidos, de la fructosa y del alcohol. Estas bases púricas se degradan y dan lugar a guanosina y adenosina, para después formar las bases guanina e hipoxantina que son degradadas a xantina y finalmente se convierten en ácido úrico. Así se ha formado endógenamente este acido. Por otra parte, la fructosa y el alcohol, participan en la formación de AMP que es un precursor de ácido úrico.

     

    «La dieta no contiene apenas ácido úrico, pero se forma a partir de las bases púricas procedentes de los ácidos nucleicos, nucleótidos, de la fructosa y del alcohol.

     

    Otra vía que hace que el ácido burico esté alto es que su eliminación, que es vía renal, esté impedida, y por lo tanto al no eliminarse, se eleva la concentración del ácido en sangre. Esto sucede con el consumo de alcohol, con períodos de ayuno prolongados, en casos de insuficiencia renal, con el consumo de medicamentos que alteran la eliminación de acido urico, con la toma diuréticos y con enfermedades renales. Y también en algunas patologías genéticas, en tratamientos con quimioterapia, en obesidad, y a veces en casos de ejercicio exagerado donde puede ocurrir una producción excesiva de ácido úrico.

    ¿CÓMO ME DIAGNOSTICAN LA HIPERURICEMIA?

    Con un simple análisis de sangre podemos confirmar si están elevados los niveles de ácido úrico. Si además se quiere confirmar el diagnóstico de gota porque hay sospecha por el dolor articular, se puede ver en una radiografía el daño articular y con un TAC se pueden distinguir las características de las articulaciones afectadas por gota.

     

    «Con un simple análisis de sangre podemos confirmar si están elevados los niveles de ácido úrico.

     

    ¿QUÉ ENFERMEDADES PUEDO TENER SI MI ÁCIDO ÚRICO ESTÁ ALTO?

    Este exceso de ácido úrico se puede depositar en forma de cristales tanto en los tejidos como en la orina. La precipitación de estos cálculos se manifiesta en dos enfermedades: la gota aguda y la nefrolitiasis (1). Estas manifestaciones clínicas suceden cuando hay concentraciones elevadas de úrico en sangre, por encima de 7mg/dl en hombres y de 6mg/dl en mujeres.

    En la gota aguda, las articulaciones se inflaman debido al depósito de cristales de ácido úrico en ellas, siendo la más afectada la articulación del dedo gordo del pie. Es un dolor intenso, que debe tratarse con antiinflamatorios. En los pacientes que han sufrido muchos ataques de gota, se puede dar la gota crónica tofácea, que es la acumulación de estos cristales de ácido úrico en tejido subcutáneo próximo a articulaciones como pies, manos, codos y tendón de Aquiles. En cuanto a la nefrolitiasis, estos cálculos obstruyen las vías urinarias y nos encontramos con un cuadro de cólico nefrítico.

    La gota es más común en varones con más de 30 años, y en mujeres postmenopaúsicas. (8).

    Recomendaciones dietéticas en hiperuricemia

    En la antigüedad se relacionaba la gota con el exceso en comer y beber, con un consumo excesivo de carnes, con el consumo de alcohol y con la obesidad, pero actualmente se van definiendo mejor los factores dietéticos. La restricción de purinas en la dieta tiene poco impacto sobre el nivel de ácido úrico, así que se van exculpando las legumbres y verduras ricas en purinas (2).

    Se ha realizado numerosos estudios en pacientes con gota y no hay diferencias significativas con la dieta del individuo control. El 85 % de los uratos se deben a formación endógena, así que en principio una dieta rica en purinas no causa hiperuricemia, pero una dieta pobre en purinas puede ser beneficiosa en estos pacientes. Así la terapia dietética se emplea ya que casi el 10 % del urato formado procede de la dieta, y una dieta restrictiva en purinas puede disminuir los niveles de ácido úrico en 1 mg/ dl. Esta terapia dietética debe acompañarse de medicación. (6)

    ¿SÓLO CON LA DIETA PUEDO BAJAR MIS NIVELES DE ÁCIDO ÚRICO?

    Aunque el tratamiento principal debe ser la medicación, se puede tratar de controlar los alimentos que contienen mayor carga de purinas, y reducir los que tienen una carga moderada:

    Alimentos con ALTO CONTENIDO EN PURINAS (150-1000 mg por 100 gramos de alimento)

    • Suprimirlos durante el ataque agudo de gota. Consumirlos de forma excepcional cuando el ataque de gota se va pasando y ya no hay síntomas.
    • Vísceras animales (hígado corazón, riñones, sesos), extractos y jugos de carne, conservas de mariscos, huevas de pescado, algunos pescados grasos (arenque, sardina, anchoas), mejillones y carnes como la de perdiz.

    Alimentos con CONTENIDO MODERADO EN PURINAS (50-150 MG/100 G DE ALIMENTO)

    • Reducir el consumo  a 2 raciones a la semana como máximo durante el ataque de gota y consumirlos de forma moderada en ausencia de sintomatología.
    • Espárragos, guisantes, espinacas habas, coliflor, judías pintas, hongos y mariscos.

    Alimentos con BAJO CONTENIDO EN PURINAS (0-10 MG/100G DE ALIMENTO)

    • Se pueden consumir sin restricciones.
    • Frutos secos, nueces, café, cereales refinados como arroz, pasta, pan, frutas, huevos y lácteos desnatados.

    No es aconsejable suprimir las verduras y legumbres, ya que tienen bajo contenido en purinas, su restricción es ineficaz y limita el aporte de nutrientes esenciales. Así la recomendación es controlar únicamente el grupo de los alimentos con elevada carga de purinas como se lee en la tabla I.

    Tabla I: fuente: Ortega y Requejo 2015. Nutriguía. (6)

    ALIMENTO

    ÁCIDO ÚRICO (mg/100 g)

    PURINAS (mg/100 g)

    Arenque

    207

    69

    Boquerón y anchoas

    465

    78

    Caldo de carne

    1.200

    155

    Carne de ternera

    195

    60

    Extracto de carne

    3.500

    0

    Hígado de vaca

    330

    110

    Hígado de ternera

    360

    120

    Mollejas

    825

    Riñón de vacuno

    290

    160

    Sardinas en aceite

    350

    116

    Sesos de vacuno

    195

    60

    Trucha

    165

    56

    ALIMENTOS MUY RICOS EN ÁCIDO ÚRICO (150-3.500 mg/100 g)

     

    ¿QUÉ OTROS FACTORES DIETÉTICOS DEBO TENER EN CUENTA?

    Hoy en día sabemos de otros factores de riesgo, como los alimentos ricos en fructosa añadida, refrescos, dulces bollería y repostería. Y sobre todo bebidas edulcoradas. (2)

    Es esta fructosa, en forma de jarabe de maíz alto en fructosa, añadida en la bollería industrial y en los refrescos, por su elevado poder edulcorante, la que se transforma en ácido úrico y no la fructosa de las frutas o de la miel. Se ha asociado en estudios el consumo de fructosa con alteraciones metabólicas, malabsorción de fructosa e hígado graso (3).

    El consumo de mínimo 2 litros de agua al día, cuando no hay síntomas de gota; y aumentarlo durante los ataques, para evitar la aparición de litiasis (6). La aparición de estos cálculos de ácido úrico puede reducirse con hidratación de estos 2 litros de agua, además de alcalinizar la orina con un preparado alcalino oral que el médico le indique. (6)

    Como factores protectores se han descrito el consumo de lácteos desnatados, ya que las propiedades antinflamatorias de sus sustancias bioactivas, inhiben la respuesta inflamatoria que los cristales de urato producen en las articulaciones.

    Las xantinas como el café, también tienen un papel beneficioso en estos pacientes con gota, por el efecto de los alcaloides más que por la cafeína.

    Se debe suprimir totalmente el alcohol, ya que la producción de lactato, altera la eliminación de ácido úrico. Hay numerosos estudios que relacionan directamente y proporcionalmente el consumo de alcohol con ataque de gota en las siguientes 24 horas. No todas las bebidas alcohólicas tienen el mismo efecto, la cerveza tiene un alto contenido en purinas, y aumenta el nivel de ácido úrico cuando se supera una cantidad de 15ml/ kg de peso del individuo al día, lo que equivale en una persona de unos 70 kg de peso a 3 latas de cerveza. La cerveza sin alcohol, aún eleva más la hiperuricemia ya que contiene 2,5 veces más de purinas que la cerveza normal (6). El vino, por otro lado, no se ha demostrado que suponga un riesgo. (7)

    En la tabla II, se relacionan 3 tipos de bebidas alcohólicas con el riesgo a padecer gota

     

    Tipo de bebida alcohólica

    Riesgo relativo gota

    Cerveza

    1,49 (1,32-1,70)

    Licores

    1,15 (1,04-1,28)

    Vino

    1,04 (0,88-1,22)

                                 

     

     

     

    Unos hábitos de alimentación más sanos para evitar la obesidad, es el factor protector fundamental.

    Estudios hechos en pacientes con gota han demostrado que la reducción de peso y la restricción calórica y de hidratos de carbono refinados, disminuyen la frecuencia de los ataques de gota. (7).En la Tabla III se resumen aquellos factores dietéticos que se asocian a riesgo de hiperuricemia y gota (2). Tabla III: Álvarez-Lario Bonifacio, Alonso-Valdivielso

    Tabla I: fuente: Ortega y Requejo 2015. Nutriguía. (6)Queda claro que como factores que disminuyen el riesgo están la pérdida de peso, el consumo de legumbres y verduras y los lácteos desnatados principalmente. En personas con obesidad el proceso de hiperuricemia se convierte en ataque de gota con mayor frecuencia, aumenta la probabilidad cuanto mayor es el sobrepeso. Por tanto la reducción del peso es fundamental, pero evitando las situaciones de ayuno prolongado, que aumentan el riesgo de ataque agudo de gota.

     

    En los últimos años, la frecuencia de los casos de gota se ha duplicado. Esto se debe a que la vida se alarga lógicamente, a las elecciones alimentarias, al aumento de enfermedades renales crónicas, el aumento de obesidad, y el uso de medicamentos. (8)

     

     

    Resumen de las pautas dietéticas que debo seguir para bajar el ácido úric:  las pautas dietéticas irán encaminadas al control de la eliminación y precipitación del ácido úrico en la orina (1)

    • Asegurar una hidratación de 2-2,5 litros al día para lograr una adecuada diuresis.
    • Mantener la orina con PH alcalino, con bebidas lácteas, o bebidas carbonatadas
    • Que la dieta sea alta en hidratos de carbono, pero sin alimentos con fructosa añadida (dulces, chuches bollos…), que sea baja en grasa y equilibrada en proteínas.
    • Evitar ayunos prolongados, ya que se forman cuerpos cetónicos que acidifican la orina y compiten con el ácido úrico para su eliminación, produciendo un aumento del nivel de AU en sangre.
    • Control de los alimentos más ricos en purinas (>150mg/100 g de alimento): víceras (hígado, sesos…) extractos cárnicos, pescado y mariscos, carnes de vacuno cerdo y cordero, sobre todo. El consumo de carnes como vemos en la tabla I, eleva los niveles ácido úrico por varias vías, por un lado, produce un aumento de purinas exógenas y por otro, reduce la excreción de urato (2). Según el estudio de Villegas y col. en hombres asiáticos. existe una asociación directa entre consumo de marisco e hiperuricemia (4).
    • Evitar los excesos y el sobrepeso, el paciente con hiperuricemia debe mantenerse en el rango de peso adecuado e incluso por debajo del ideal, evitar las dietas drásticas no controladas por el nutricionista y cumplir el tratamiento médico.
    • Prohibir el alcohol, así como la cerveza sin alcohol que es rica en purinas.
    • Limitar la ingesta diaria de proteína a 80-100 g/día
    • Permitir las xantinas y el café (té, chocolate y café)

    CONCLUSION

    En definitiva, un exceso de ácido úrico es un factor de riesgo cardiovascular y de otras enfermedades metabólicas, como ataque de gota, nefrolitiasis, diabetes tipo II síndrome metabólico y ahora se asocia a predisposición a la obesidad. (6)

    Para resumir brevemente todo lo escrito, echo mano de las principales recomendaciones del Colegio Americano de Reumatología:

     

    Consumir carnes, pescados, mariscos y bebidas alcohólicas con moderación, disminuyendo el tamaño de la porción y el contenido en azúcares simples, son los pilares de una vida sana y tienen beneficios demostrados en el manejo y prevención de la gota e hiperuricemia”(7)

    BIBLIOGRAFÍA

    • CEU, Dpto de Dietoterapia y Nutrición atificial (2014). Dieta controlada en purinas. Dietoterapia y Nutrición artificial.
    • Álvarez-Lario Bonifacio, Alonso-Valdivielso L.. Hiperuricemia y gota: el papel de la dieta. Nutr. Hosp.  [Internet]. 2014  Abr
    • Riveros María Jesús, Parada Alejandra, Pettinelli Paulina. Consumo de fructosa y sus implicaciones para la salud: malabsorción de fructosa e hígado graso no alcohólico. Nutr. Hosp.  [Internet]. 2014
    • Purine-rich foods, protein intake, and the prevalence of hyperuricemia: The Shanghai Men’s Health Study. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2011 Jan 27
    • , V. M. (2016). Acido úrico: ¿un nuevo factor contribuyente al desarrollo de obesidad? . Rev. chil. nutr. [Internet]. 2016 Sep.
    • Ortega Rosa, Requejo Ana. Nutriguía. Manual de nutrición Clínica. Editorial Médica Panamericana. 2015. Cap 37 (446-448)
    • Eugenia Montero Ossandón. Docente Departamento Medicina familiar PUC
    • Diagnóstico, prevención y tratamiento; hoja para el paciente JAMA. American College of Rheumatology. 2012.

     

     

    Información complementaria

    Los 5 mejores alimentos para reducir el ácido úrico

    Además de añadir a nuestra dieta alimentos que nos ayuden a rebajar los niveles de ácido úrico, es muy importante que regulemos el consumo de aquellos que pueden elevarlo
     

    Lo sabemos, en ocasiones nos alimentamos mal. Mantenemos hábitos de vida y de alimentación inadecuados que al final nos pasan una grave factura. Pero, ¿por qué se forma realmente el ácido úrico? Debes tener en cuenta que hay determinados alimentos que acaban sintetizando en nuestro organismo las llamadas purinas, residuos ocasionados a partir de las anchoas, embutidos, carne de caza, de hígados e incluso de bebidas como la soda. Éstas cristalizan y forman una especie de cristalitos que salen del riñon a la circulación sanguínea y se concentran en las articulaciones, inflamándolas y ocasionando un gran dolor.

    Muy característico, por ejemplo, es la inflamación del dedo gordo del pie, de las manos, de las rodillas. Podemos sufrir la temida gota, por ejemplo y puede llegar a ser muy grave y dolorosa. ¿Lo podemos tratar? Desde luego. Deberemos seguir las pautas médicas y tomarnos la medicación que nos prescriban, pero igual de básico es corregir nuestra alimentación y nuestra dieta. ¿Qué tal si lo intentamos? ¿Qué tal si empezamos incluyendo estos alimentos saludables en nuestra dieta? ¡Estupendo, vamos allá!

    ¡Y no lo olvides!

    Recuerda ante todo limitar también el consumo de carnes de caza, de vísceras, de embutidos, cerveza, anchoas, sardinas, mariscos… Haz un poco de ejercicio y mentalízate para cuidar al máximo de tu salud. Poco a poco te irá sintiendo mejor. Pero recuerda, como siempre seguir los consejos de tu médico y añadir también a tu dieta frutas adecuadas como las cerezas, los cítricos o los arándanos. Son ricos en vitamina C, elemento indispensable para reducir tus niveles de ácido úrico.

     

    Fuente:Mejor Salud

     

     1. Las saludables alcachofas.


    alcachofa foodiesathome
    Posiblemente de las mejores verduras para reducir el ácido úrico. Su secreto está en que son diuréticas e ideales para la eliminación de toxinas, evitando la retención de líquidos.

    Además de ello, no podemos olvidar que nos aportan muchos minerales, vitaminas y antioxidantes. Son ricas en fibras, proteínas y los siempre maravillosos ácidos grasos.¿Y qué podemos hacer para beneficiarnos de las alcachofas? Hervirlas, para después beber el caldo resultante de la cocción, y cómo no, servir la alcachofa con un chorrito de aceite de oliva y vinagre de manzana. ¡Delicioso!

     

    2.  La milenaria Cebolla.

     

    sopa cebolla lablascovegmenu

     

    No dudes en consumirla. Si en la antigüedad era utilizada para librarnos de múltiples enfermedades, ¿por qué no incluirla en nuestros platos de modo habitual? Desde luego. Es genial para reducir los niveles de ácido úrico en nuestra sangre, bajando así poco a poco la hiperuricemia. Y aún más, nos va a permitir bajar los triglicéridos.  Estupendo como puedes ver.

    Pero…¿Sabes cuál es el mejor modo para que la cebolla nos ayude a reducir el colesterol? Toma nota. Lo que haremos es cocer un par de cebollas no muy grandes. Pélalas y ábrelas en dos trozos. Una vez estén ya blanditas, separa el agua resultante y ponlo en una botella junto al jugo de medio limón. Esto es lo que beberemos a lo largo de un día. Muy fácil.

    5. Las deliciosas zanahorias.

     

    Perder peso con la zanahoria

     

    Otro verdura imprescindible para todas aquellas personas que tengan ácido úrico. Además de sabrosas y adecuadas para muchos de nuestros platos, las zanahorias disponen de efectos alcalinizantes muy efectivas para eliminar el exceso de estos purines y cristales que se almacenan en nuestras articulaciones. Puedes hacerte ricos jugos naturales, si combinas por ejemplo dos zanahorias medianas con una remolacha y las pasas por la batidora, obtendrás un jugo natural excelente para tus cenas. ¿Te animas?

    3.  La sabrosa calabaza.

     

     

    Calabaza

     

    ¿Eres una apasionada de la calabaza? Es excelente y muy saludable. Uno de esos vegetales enormemente diuréticos que nos permitirá ir eliminando el ácido úrico gracias a la producción de orina. Nos hará eliminar todo aquello que nos sobra y que nos es dañino, de ahí que valga la pena incluirla en nuestra dieta. Vale la pena cocerlas, tal como las anteriores. También al horno resulta deliciosa y muy adecuada. No pases por alto que las semillas de calabaza también son muy saludables. 

     4. El apio, siempre medicinal.

     

    Apio para adelgazar (2)

     

    ¿Sabes en qué nos puede ayudar el apio? Este producto siempre sabroso y que combina tan bien en nuestros platos, dispone de un efecto alcalinizante en  la sangre que nos permite ir reduciendo y eliminando el ácido úrico de modo natural. Limpia nuestra sangre, depura tóxicos y es ideal también para ir perdiendo peso. Una vez más, para servirnos de él, lo que haremos es hervirlo en agua.